20 de gener de 2014

Una Odisea singular



Martes, 14 de enero. 20.10 horas. Teatro Condal de Barcelona. Estreno de una Odisea muy particular. Aparece en escena Rafael Álvarez, El Brujo, acompañado por los dos músicos que le acompañarán durante esta fugaz hora y media de talento, ingenio, energía desbordante y saber hacer sobre el escenario. El aedo perfecto que combina los hexámetros homéricos con la fuerza del ritmo original que trasciende los siglos y la apropiación del texto del poeta griego que nos conecta a la actualidad de un modo impecable. Respeto a la tradición y relectura del relato que nos ofrece a un Ulises moderno, a merced de la cólera de unos dioses poderosos -los de siempre- pero cuya palabra talismán durante el largo viaje de regreso será RESISTIR. Esa es la cuestión ante la cruel intemperie. Muchos debemos resistir, y la resistencia se erige en los malos tiempos como la única tabla de salvación para el náufrago que a pesar del oleaje se mantiene en pie. Agradece a Atenea su protección y su cariño. Menos mal que a algún dios algo le queda de sentido común y humanidad. El actor cordobés, para quien «la palabra aparece como sonido, como poesía y como espacio, como un lugar donde entra desde la imaginación hasta la expresión corporal", encuentra en el relato homérico un cómplice con el que se siente a sus anchas porque le permite desplegar todos los registros y recursos que ha atesorado durante su largo periplo -todos somos Odiseo- sobre los escenarios. Y además es valiente, porque nos explica muy bien qué es eso de la épica, con su tremendismo y sus exageraciones que atraen al espectador, al oyente y al ciudadano de a pie como un canto de sirenas del que debemos desconfiar cuando éste se mezcla con la actualidad más rabiosa. Sin duda, un peligro como tantos otros a los que Ulises se ve enfrentado. Mas el héroe, rechazada la inmortalidad ofrecida por una bellísima diosa -¡qué grandeza de espíritu!- no olvida que su destino es reunirse de nuevo con los suyos y vivir entre los hombres. Esa es su ambición y su condición.
Un inmenso espectáculo, en definitiva, lleno de talento, ingenio, energía y dificultad que sólo los más grandes son capaces de representar. Y Rafael Álvarez, El Brujo, es uno de ellos. Los dioses lo saben, y por eso le respetan. Hasta el 2 de febrero.




5 comentaris:

Carles Cervelló ha dit...

Gran espectáculo, sí señor. Y si se comparte entre amigos, mejor todavía. Interesante comentario el suyo, que ayuda a ver algunas de las cosas (¡tantas!) que un artista como El Brujo es capaz de transmitirte. ¡A celebrarlo!

El vaixell d'Odisseu ha dit...

Quan Rafael Álvarez diu que la Ilíada és "infumable" (sic) (ElPunt Avui, 20/01/14) s'equivoca incomprensiblement, la qual cosa em fa pensar que fins i tot els homes intel·ligents (i no dubto pas de les seves capacitats i sensibilitats)fracassen i trontollen de tant en tant. Això no es pot dir ni en broma perquè és una falàcia indigna d'una persona que estima la cultura. Ho reitero: el seu espectacle sobre l'Odissea és excel·lent, però hi ha coses que no es poden dir. Pren nota, Brujo.

Marcel ha dit...

Quin espectacle! quina força! quina ironia! quanta llum! Una meravella. Gràcies per la recomenació. Feia temps (anys) que no m'ho passava tan bé. A vegades ens queixem del teatre, de l'aburriment teatral, de la poca síntonia entre text teatral i realitat mundana. L'Odissea del Brujo trenca tots aquests estereotips. De l'espectacle del dissabte em quedo amb molts pensaments i reflexions, però n'hi ha un que m'ha deixat perplex: el Brujo explica que Ulisses necesita saber qui és ell per tornar a l'illa de Ítaca amb la seva estimada esposa Penèlope. Només si sabem qui som podem tornar. Una forta abraçada.

El vaixell d'Odisseu ha dit...

Doncs sí, Marcel, és la gran pregunta... Qui som en realitat? En què i en qui ens reconeixem i què fa que no oblidem el sentit de tot plegat? Només si sabem qui som podem tornar. I Ulisses ho acaba sabent, malgrat la foscor que l'envolta... Quin tros d'heroi!

MarionaFerrer ha dit...

Quina meravella! Vaig anar a veure l'Odissea d'Homer amb una idea molt diferent i, sincerament, no em va decepcionar; tot al contrari! el temps va passar realment ràpid. Em pensava que seria només l'explicació d'un gran mite clàssic, però no, era molt més: eren riures, referències actuals, senzillesa i, sobretot, et feia pensar en alguns moments claus; com per exemple la pregunta: Qui som nosaltres? Ningú.
Una gran pregunta...
Un altre moment que em va fer reflexionar i realment em va marcar va ser quan El Brujo va parlar sobre el sentit de la vida com si aquesta fos un relat, un conte. Resumint: Una obra que val la pena veure.